Blog

Publicado 13/04/2015

1. Fases del impagado.

2. Causas.

3. Estrategia.

4. Señales de alarma.

5. Obstáculos en los recobros.

6. Consejo para los acreedores.


1. Fases en el impagado

  • Amistosa. 
  • Escritos. 
  • Telegestión personal domiciliaria.
  • Precontenciosa. 
  • Gestión para observar, obtener información, contrastar la información, preparar tÍtulo para ejecutar, etc.
  • Contenciosa. 
  • Presentación demanda. 
  • Seguimiento hitos procésales.

2. Causas

  • Impagados técnicos.
  • Impagado puro: devolución en primera presentación repetitivo o en mora histórica.
  • Fraude (engaño).

3. Estrategias

  • Son absolutamente diferentes, según las distintas topologías de cada cartera y el momento de la reclamación.
  • Siempre combinando: producto, importe, antigüedad.
  • También estrategias distintas, según personas físicas (consumo), personas jurídicas, situaciones concúrsales, fallidos, deudas complejas o singulares, etc.
  • En general empiezan suaves y terminan endureciéndose, pero siempre con ética y legalidad.
  • Siempre principios generales de gestión: prudencia, anticipación, gestión continuada, agilidad.

4. Señales de alarma.

  • Antes del impago: seguimiento nivel de endeudamiento, deterioro patrimonial, análisis del sector, geográfico, Borne, BOE, BOP y uno muy importante, la información caliente que podemos conseguir tras los sucesivos contactos con el cliente. El moroso siempre avisa. 
  • Gestión proactiva.
  • Después del impago: en general sirven todas las anteriores. En particular: los incumplimientos promesas de pago: rehusar ponerse al teléfono: utilización de constante de filtros (secretaria, esposa, compañero de trabajo) imposibilidad de verle en su domicilio, deterioro de la solvencia patrimonial, situación laboral en personas físicas, análisis para anticipar posibles situaciones concúrsales. Estudio de comportamiento en masas similares.

5. Obstáculos en el recobro.

  • El mayor obstáculo: el crédito mal dado o refinanciaciones indebidas.
  • La falta de profesionalidad de las personas que realizan labores recuperadoras.
  • Envilecimiento de la recuperación por el tiempo transcurrido hasta que se inició o por el modo en que se inicia.
  • Localización del deudor.
  • Asunción de deudas por encima de sus posibilidades (sociedad de consumo).
  • Posturas enfrentadas / inflexibilidad (más vale un mal arreglo que un buen pleito).
  • Falta de documentación que acrediten las deudas.

6. Consejos a los acreedores

  • El primero y principal: conceder bien las operaciones tras análisis adecuado.
  • En manos de profesionales acreditados (zapatero a tus zapatos).
  • Inmediatez en las actuaciones: clase esencial para el éxito.
  • Equivocarse creyendo que con determinadas gestiones internas (comerciales / administrativos no especializados en el recobro) la deuda se va a cobrar. A veces impiden el cobro y malogran el resultado. Conflicto de intereses.
  • Todos los créditos por principio son cobrables.